Inicio > Sin categoría > Proyectos

Proyectos

Un ciclo se cierra
¡Vaya! Fue genial pensar varias horas para empezar esta nota. Miles de cosas y experiencias pasadas han revoloteado por mi mente estas últimas dos semanas. Creo que es momento de expresar los nuevos proyectos que habré de desarrollar para 2007. Espero contar con la fuerza y el ánimo para poder hacerlos realidad.
 
Por supuesto, hay ciclos que concluyen. Y la verdad que no esperaba que eso sucediera tan de repente. Pero pasó. Por supuesto que guardar malos recuerdos de quienes intervinieron en esas etapas de la vida es algo incorrecto pues, de una u otra forma, aprendí experiencias que más que derribarme, me fortalecieron. Y eso se agradece mucho. Claro que eso no tiene dedicatoria alguna pues, es en general: fueron semanas muy exitantes.
 
Varios proyectos mediatos que tenía planeados realizar, ya no se llevarán a cabo: simplemente, porque ya no tienen razón de ser.
 
Proyectos a 2007.
 
1.- Finiquitar mi divorcio. Primer trimestre.
2.- Reiniciar mi vida. Primer bimestre.
3.- Comprarme casa. Primer semestre.
4.- Vacaciones al extranjero. Primer cuatrimestre.
5.- Equipamiento de mi casa. Segundo bimestre.
6.- Compra de camioneta. Ultimo bimestre.
7.- Mejora de empleo y/o de ingresos. Todo el año.
 
A veces es necesario recibir ese "jalón" que de alguna forma te quita el letargo de estar siempre en el mismo canal. ¡Y vaya que lo recibí! La verdad no tenía ni jodida idea de la capacidad que tengo para hacer muchas cosas y de mejorarlas también. Quitarse esos bultos que nomás son estorbosos es genial. Y creo que eso marcará una nueva etapa en mi desarrollo personal y profesional.
 
Y de hecho, ya comencé a poner las cosas en su lugar. Solo resta detonar lo necesario para que los proyectos pasen de la idea al hecho. Cuando vaya cumpliendo cada una de estas metas, serán momentos para celebrar en grande, porque creo que todos nos merecemos eso (y mucho más, ¿por qué no?)
 
Equilibrando
A veces me preguntaba que, si estando en un desequilibrio emocional cañón pude hacer y deshacer muchas cosas, ¿por qué fallaba mucho? Simple: porque hay ese desequilibrio. En verdad me daba miedo hacer algo o tomar alguna decisión. Los eventos de familia de hace unas semanas me hicieron notar y aprender muchas cosas. Claro que me dolió muchísimo el rechazo no solo de mi entorno familiar sino de quien me botó cuando pedí auxilio. Pero eso es algo que se supera, si no por completo, por lo menos duele menos conforme pasan los días. Digo, si algo molesta, es porque me fijo demasiado en eso.
 
Cuando comprendes que no tienes el apoyo de quienes en algún momento de la vida te lo ofrecieron, es cuando sacas la casta, el coraje y el valor para hacer cambios radicales en tu entorno. Cuando notas que a tu alrededor tus amistades y conocidos tienen una mejor calidad de vida, tiendes a aspirar a algo igual o mejor (¿por qué no?) Cuando aprendes que tu relación es un fracaso, viras el timón o de plano dejas hundir el barco (claro, que antes te trepas al bote salvavidas)
 
Y así las cosas, en este día da comienzo el cambio que es necesario para superarme como hombre, como persona y como profesionista. Y es un cambio que no se va a detener. Solo, o acompañado, de que lo hago, lo hago.
 
Pensar en encontrar a quien me aguante o que por lo menos llegue a ser mi complemento, es algo que no está en mis planes de vida en el futuro mediato, pues tengo proyectos de mayor relevancia que cumplir hoy y ahora. ¿Reiniciar capítulos cerrados? Si tiene algún caso, valdría la pena hacer el esfuerzo. Pero en este momento debo atenderme a mí mismo para lograr ese equilibrio dañado y sanar esas heridas que aún pululan muy adentro de mí.
 
Siempre he estado listo y preparado para dejar ir, dejar partir. No podía (por miedo, o por lo que fuera) dar por terminado algún capítulo de mi vida. Pero siempre hay el momento y la oportunidad para hacerlo. Ya se dió ese momento y esa oportunidad. Y es genial eso. ¿A qué o quienes me refiero? Bueno, eso es parte de los "expedientes secretos X". Tan solo basta señalar que "soltar el lastre" es fantástico y uno despega cañón.
 
Todos los cambios duelen. En serio que sí. Pero de la misma forma en la que duele, superar eso realmente tiene sus ventajas.
 
Es momento de continuar…
 
 
 
Categorías:Sin categoría
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: